Subir o bajar de la montaña constituye la realización de actos trascendentes, que dejan huella -perceptibles en mayor o menor grado- en el alma de los humanos, influyendo en el ánimo y por ello en el comportamiento. Llegar a las montañas es verdaderamente el gran hallazgo que nace del eterno anhelar del espíritu. Elevarnos en esos escenarios de piedra, agua, hielo y luz, sobre todo luz, es caminar hacia la liberación, el gran sentimiento de la cima. En la ascensión, travesía o escalada a las cimas, es donde verdaderamente podemos "probarnos" a nosotros mismos sin engañarnos con "experiencias prestadas". Nietzsche situó a Zaratustra en las montañas alpinas, Buda nació en el Himalaya, Sinaí fué en sus escarpaduras escenario de Dios y de Moises, el Arca de Noé zozobró en el monte Ararat... Todas las montañas de la Tierra son mágicas y constituyen un bosque inmenso de símbolos.

César Pérez de Tudela

miércoles, 24 de abril de 2013

El Morezón, desde la Laguna Grande de Gredos.

Llevamos desde que empezaron la nieves con ganas de volver a Gredos pero, por una cosa o por otra, no hemos podido realizar ninguna salida a tierras avileñas. Yo me he puesto pesado con la subida al Morezón desde la Laguna Grande, es decir la cara Oeste, y como Juanjo y Raúl son facilones de convencer... pues allá que nos fuimos el pasado 20 de abril. Después de un soberano madrugón, llegamos al aparcamiento de la plataforma de Gredos a eso de las ocho. Hace fresco pero menos de lo esperado: el día parece que va a ser bueno. Nos preparamos tranquilamente y a las 8:30 emprendemos la marcha en dirección a la Laguna Grande.


El tramo inicial es esta empinada calzada, con ese empedrado tan molesto.


En cuanto alcanzamos el Prado de las Pozas tenemos que quitarnos algo de ropa porque el sol, aunque todavía está bajo, empieza a calentar. Atravesamos la pradera y llegamos al puente de hormigón por el que cruzamos sobre el arroyo.


El paisaje es de lo más agradable.


Tras el puente comienza la subida, en la que vamos alternando tramos de piedra y otros de nieve, cada vez más abundante según vamos ascendiendo. En poco más de una hora llegamos a la Fuente de los Cavadores.


Después de la fuente queda un breve ascenso y luego un tramo más llano hacia Los Barrerones. Las cumbres que rodean el Circo de Gredos van apareciendo frente a nosotros.


Raúl y Juanjo descienden un poco para llegar al mirador.


Yo me quedo algo más arriba contemplado el espectacular panorama. Siempre se sobrecoge uno un poco cuando llega a este lugar, aunque ya lo haya visitado antes.


Por encima de todas las cumbres destaca la del Almanzor.


La cantidad de nieve caída este invierno es enorme y a pesar de las altas temperaturas de las últimas semanas todavía queda bastante, como prueba este poste casi oculto.


Bajamos hacia la laguna siguiendo la marcada huella.


En la bajada nos detenemos a contemplar como una pareja de esquiadores descienden por las empinadísimas canales que hay frente a nosotros...


... y bajan desde la cumbre del Cerro de los Huertos por la bonita Canal de la Pluma. Esta habrá que subirla algún día.


Después de quedarnos boquiabiertos por las maniobras de los esquiadores continuamos nuestro camino hacia la Laguna.


Hay mucha gente que va o viene del Refugio Elola, al otro lado de la helada laguna.


Nosotros no cruzamos sobre la gruesa capa de hielo si no que permanecemos pegados a las paredes de la izquierda, buscando la entrada al Canal de la Mina.


Cuando lo alcanzamos nos llevamos una gran decepción. El deshielo se ha llevado mucha nieve y los bloques empotrados nos impiden subir por aquí. Bueno, no hay problema: subimos por otro sitio.


Así que retrocedemos a media ladera para buscar la entrada de otro corredor...


...y nos encontramos con esta empinada pala que acaba en un embudo rocoso que parece que tiene salida hacia la izquierda. Además todavía no le ha dado el sol y la nieve está perfecta.


El lugar ideal para hacer unas prácticas con la cuerda, que si no se nos olvida lo poco que sabemos.


Montamos una primera reunión y tiro para arriba. Juanjo hace de profesor revisando la instalación...


Una vez he completado el primer largo, aseguro a Raúl en su ascenso...


Por debajo de nosotros, la Laguna Grande.


El día está perfecto y disfrutamos bastante de este "entrenamiento".


Raúl supera mi posición y continua hacia arriba buscando la salida por lo que parece un pequeño resalto rocoso.


Pero resulta no ser tan pequeño. Además la rimaya impide acercarse lo suficiente a las rocas.


Después de intentarlo durante un rato nos da la mala noticia: hay que volver a descender y subir por otro sitio, porque por aquí no se puede progresar.


Así que para abajo. recogemos la cuerda y buscamos otro sitio


Subimos un tramo con fuerte pendiente y giramos hacia la derecha, para acabar junto a la parte superior de la Canal de La Mina. Deberíamos haber llegado aquí hace bastante tiempo, si la canal hubiera estado accesible.


Todavía nos queda bastante hasta llegar a la cima, así que seguimos para arriba.


Afortunadamente hace un día fantástico, y no nos importa mucho el retraso que llevamos.


La subida es empinadísima y no se ve a nadie por aquí. La mayoría de la gente va al Almanzor.


A mitad de la subida nos surge una duda. ¿Cuál es la cumbre del Morezón? Raúl piensa que es la que hay a la izquierda, pero yo creo que es la de la derecha -esta de la foto- porque parece más alta.


Así que, medio convencido, Raúl gira a la derecha hacia el collado que hay junto a la cumbre que yo le digo. Juanjo y yo le seguimos.


Lo empinado de esta pala de nieve nos obliga a ascender haciendo "zetas".


Cuando estamos cerca del collado nos damos cuenta del error. El Morezón era la cumbre de la derecha. La perspectiva nos jugó una mala pasada haciendo aparecer la otra cumbre como la más alta.
Esta de la foto es la cumbre del Morezón.


Raúl ya ha llegado al collado. Enseguida nos reuniremos con el...


...tras hacer las últimas "zetas".


Esta es la cumbre que nos ha confundido: el Risco de las Hoyuelas, de 2.318 metros. Ya que estamos aquí, iremos a por el.


Me adelanto a Juanjo y a Raúl, que se quedan en el collado, y voy hacia la cima.


En un momento me planto allí y poco después llegan ellos.


Una mirada hacia el Almanzor...


...y una pose militar de Raúl.


No queremos perder más tiempo así que volvemos hacia el collado.


Allí deliberamos sobre la mejor ruta hacia el Morezón. Continuar por la arista no parece buena idea, ya que más adelante se "enrisca" y no vemos salida clara. Raúl propone volver a bajar hasta la hoya que hay a la salida de la canal de la Mina y acometer la subida a la cumbre por una vía más clara. Juanjo y yo, en cambio, estamos dispuestos a pagar dinero por no tener que bajar y luego volver a subir así que proponemos continuar por la arista y luego flanquear por debajo de las rocas, a media ladera. Dos contra uno.


Emprendemos la marcha, primero por la arista.


Preciosa, por cierto.


Después realizamos la travesía a media ladera, un poco comprometida por la fuerte pendiente lateral pero no muy complicada por el buen estado de la nieve.


Finalizada la travesía giramos hacia la derecha...


...y emprendemos el último tramo de subida por una canal situada ente la cumbre principal y secundaria del Morezón.


Detrás de Juanjo y Raúl, el Ameal de Pablo, Risco Moreno y el cuchillar del Cerro de los Huertos.


Por fin llegamos a la cumbre.


Después de un montón de rodeos, el Morezón es nuestro. 2.393 metros y la mejor perspectiva del circo del Gredos son nuestro premio.


Nos recomponemos un poco, organizamos las mochilas...


...y tras un último vistazo al Almanzor, emprendemos la bajada.


Antes un repaso a nuestra complicada ascensión de hoy, dibujada sobre una foto de la web infotravesia.com (imprescindible para quien le guste el esquí de travesía y de montaña). En raya discontinua de color azul está la ruta que pensábamos realizar, que es la de la Canal de la Mina. Dado que no era posible subir por ella, nos desviamos hacia la izquierda para subir por una pendiente de nieve que nos llevara a la parte superior de la canal, pero que resultó estar cerrada por un resalto rocoso que nos obligó a descender. De nuevo nos desviamos hacia la izquierda para encontrar una ruta alternativa. Cuando por fin llegamos a la parte superior de la canal de la Mina comenzamos a ascender pero a mitad de camino nos desviamos hacia la derecha, pues confundimos la cumbre del Risco de las Hoyuelas con la del Morezón. Así que después de hacer esta cumbre, avanzamos por la arista y luego a media ladera hasta llegar a nuestro objetivo. Sin comentarios...


Afortunadamente no hemos tenido ningún contratiempo (excepto el retraso) y como no tenemos prisa disfrutamos del paisaje, del fantástico día y, por supuesto, de la compañía.


La bajada de regreso hacia la plataforma la emprendemos por la cuerda del Morezón en dirección norte.


Luego giramos un poco a la derecha, buscando el valle del Arroyo de las Pozas.


En poco tiempo descendemos bastantes metros, hacia Navasomera.


Y descubrimos lo traicionera que puede ser la nieve cuando comienza el deshielo: Juanjo desapareció delante de nosotros tragado por la nieve! Menos mal que no pasó nada (excepto unas risas).


Un fuerte desnivel nos impide continuar, así que tenemos que buscar un desvío por el lado izquierdo que nos hace dar un incomodo rodeo. No fue buena idea bajar por aquí.


Una última pendiente y llegamos a la parte inferior del desnivel...


...donde contemplamos una bella cascada formada por el arroyo.


Lo que nos queda de camino es bastante horizontal, pero llevamos ya tantas horas que se me hace larguísimo.


Finalmente llegamos a la Plataforma, después de un paseíto de diez horas por Gredos. Cansados pero contentos. Y es que la cabra, tira al monte.


De propina, el perfil de la ruta


y el track en wikiloc


Saludos montañeros.

4 comentarios:

  1. Y al final todo se reduce a eso....

    ResponderEliminar
  2. ...a que la cabra tira p'al monte.

    ResponderEliminar
  3. Muy guapo el recorrido, y bien documentado!! Saludos desde Burgos

    ResponderEliminar